Inicio / Rock / Fanny: The Right to Rock se proyecta en el Festival de Cine de Bainbridge Island con vínculos locales

Fanny: The Right to Rock se proyecta en el Festival de Cine de Bainbridge Island con vínculos locales

De 1969 a 1975, Fanny, una banda de rock filipina pionera fundada y dirigida por mujeres estadounidenses, logró el éxito comercial con el lanzamiento de cinco álbumes aclamados por la crítica, incluidos dos sencillos Billboard Hot 100 Top 40; sin embargo, muchos nunca habían oído hablar de ellos. in Fanny fue fundada por la guitarrista June Millington y su hermana, la bajista Jane, ambas músicos autodidactas que habían estado tocando música juntas desde que se mudaron de Filipinas a Sacramento, California en 1961. Después de tocar algunas variaciones en la banda, inicialmente conocida como The Svelts, luego como Wild Honey, atrajo la atención del productor Richard Perry, quien los contrató para Reprise Records en 1969 como Fanny, convirtiendo al grupo en la primera banda de rock femenina en grabar un álbum. Bajo un sello discográfico importante. David Bowie era un fan. En una entrevista de 1999 con Rolling Stone, Bowie declaró a Fanny «una de las bandas femeninas más importantes del rock estadounidense». «Eran extraordinarios», comentó, «lo escribieron todo… Eran enormes y maravillosos, y nadie los mencionó jamás. Son tan importantes como lo ha sido cualquier otra persona; no era su momento». Fanny. «Y sentiré que mi trabajo está hecho». El documental «Fanny: The Right to Rock» hizo precisamente eso. Dirigida y producida por el cineasta estadounidense-canadiense Bobby Joe Hart, la película incluye extensas imágenes de archivo del viaje de la banda. – desde sus altibajos, mientras aborda el racismo y el sexismo y el poder del feminismo y la hermandad. El documental también incluye entrevistas con íconos musicales como Bonnie Raitt, Kathy Valentine de Go-Go’s, Cherie Currie de The Runaways, Kate Pearson de The B52, Todd Rundgren, Joe Elliott de Def Leppard, Charles Neville y el guitarrista y bajista de David Bowie, Earl Slick y Gale Ann Dorsey, todos los cuales cantan las alabanzas de Fanny. En 2018, casi 50 años después de formar Fanny, John y Jan Millington , junto con Bre Howard-Darling, quien ha tocado con las hermanas desde la banda The Svelts, reunieron a la banda nuevamente como Fanny Walked the Earth, un nombre dado por Howard Darling. Que “la charla de Fanny estuvo aquí, y Fanny dejó huella”. Lanzaron un álbum de 11 canciones, demostrando que todavía podían rockear. Ahora, a sus 70 años, Fanny merece el reconocimiento que han recibido hace mucho tiempo y más. El documental Fanny: The Right to Rock es una película imperdible para músicos, historiadores de la música y fanáticos de la música, así como para la comunidad filipina/asiático-estadounidense. Fanny: The Right to Rock se proyecta como parte del Festival de Cine de Bainbridge Island en Island Center Hall el sábado 23 de septiembre y en el Lynwood Theatre el domingo 24 de septiembre. Fanny: The Right to Rock se proyecta como parte del Festival de Cine de Bainbridge Island en el Island Center Auditorium el sábado 23 de septiembre a las 11:30 a. m. y en el Linwood Theatre el domingo 24 de septiembre a las 4:15 p. m., residente de Bainbridge Island y la fotógrafa Linda Wolfe Fanny, archivera, asistirán a una sesión de preguntas y respuestas. Como adelanto, aquí está mi entrevista con Linda: Joan Natalia Aquino: En 1969, mientras trabajaba en Warner Bros./Reprise Records, conocí a la banda Fanny. A partir de ahí, ¿cómo te convertiste en su fotógrafo documental residente? LINDA WOLF: Tenía 19 años en 1969. Acababa de regresar a Los Ángeles después de vivir en las montañas de Sierra Nevada con la banda de Jackson Browne y necesitaba un trabajo, así que solicité ser secretaria. En WB/Reprise Records. Había estado trabajando allí durante unos meses cuando me pidieron que patrocinara una banda de rock compuesta exclusivamente por chicas que acababa de firmar con la empresa y que vendría a asistir a una reunión. Desde el momento en que vi a las chicas pavoneándose por el pasillo de Reprise, supe que quería ser parte de todo lo que hacían. Nos hicimos amigos instantáneamente. Necesitaban un teclista pero yo no podía tocar lo suficientemente bien como para unirme a la banda, así que John (Millington), el guitarrista principal de la banda, me sugirió que fuera su fotógrafo. Instaló un cuarto oscuro improvisado detrás de la sala de ensayo, me prestó la cámara Leica M3 de su padre, dejé mi trabajo y me mudé a Fanny Hill. JNA: Viví con la banda durante un año y medio en Fanny Hill, su mansión en ese momento. Marmont Lane en Hollywood. ¿Cómo fue esa experiencia para ti? LW: Fue lo mejor. Éramos verdaderos hermanos. El objetivo principal en casa era practicar para conseguir el récord. Warner Bros. les dio a las niñas un pequeño estipendio para la comida y cubrió el alquiler. Conseguí pequeños trabajos como mecanógrafo haciendo tareas para algunas personas que fueron a UCLA. Cocinamos juntos, llevamos la ropa a la tintorería y preparamos muffins de salvado todos los días. Los amigos vendrán a todas horas del día y de la noche para tocar. Lowell George de Little Feat era un habitual y traje a mis amigos de The Band. Dave Mason, Bernie Taupin y otros músicos que estaban en la ciudad pasaron por allí, incluido Joe Cocker. Mi función era documentar todo y lo tomé muy en serio. Miembros de Fanny Band (de izquierda a derecha): Jan Millington al bajo, Nicky Barclay al piano, Bree Howard Darling a la voz principal, Alice DuBoer a la batería y John Millington a la guitarra principal en la sala de práctica del sótano de Fanny Hill en 1969. En el documental Fanny: The Right to Rock se presentan 80 fotografías de archivo de Fanny. ¿Qué momentos buscabas capturar cuando fotografiabas a la banda? LW: En realidad, fue sólo fotoperiodismo. Crecí inspirado por la luz natural, los fotógrafos en blanco y negro: Dorothea Lange, Cartier-Bresson, Édouard Popat, Duinot, Lartigue y los escritores La familia del hombre. Fotografié lo que sentía: lo que era crudo y real y que sucedía frente a mí. Fue un momento emocionante. Jenna: ¿Te mantuviste en contacto con los miembros de la banda después de que dejaste Fanny Hill? LW: Sí, somos amigos de toda la vida, pero hubo períodos en los que no nos mantuvimos en contacto. Por ejemplo, dejé Fanny Hill en marzo de 1970 durante dos meses para ir de gira con Joe Cocker: Mad Dogs & Englishmen Tour como fotógrafo. Además, Nickey Barclay, de Fanny, se fue de gira con los Mad Dogs durante unas semanas. Cuando terminó la gira, regresé a Fanny Hill y luego me fui a la universidad en Francia, donde viví durante 5 años mientras Fanny tenía éxito tras éxito: giras, grabando con Barbra Streisand y grabando un disco en Apple Studios en Londres. , saliendo con David Bowie, los Stones y los Beatles. Nuestros caminos se separaron pero nos mantuvimos en contacto a través de postales y cartas. Más tarde, Jenny se quedó conmigo después de que rompió con Bowie, y yo salí con ella después de que se casó con Earl Slick y tuvo hijos. Veía a Bree de vez en cuando porque vivía cerca de mi padre en Sherman Oaks, California, y a lo largo de décadas, fotografiaba los diversos proyectos de June. El cartel está al otro lado de la calle de Whiskey a Go Go en Sunset Blvd. En Hollywood en 1970. JNA: ¿Qué te llevó de California a Bainbridge Island? LW: A finales de los 80, teníamos dos hijas menores de cinco años. No queríamos que crecieran en Los Ángeles. Queríamos que crecieran en el tipo de mundo natural que Bainbridge les proporcionaba. Mi papá también se mudó a BC y queríamos estar cerca de él. Pregunté por ahí sugerencias sobre dónde podríamos encontrar una comunidad rural con una tienda naturista, granjas orgánicas, buenas escuelas y una comunidad de artistas. “Isla Bainbridge”, decían todos. Desde que me mudé aquí, he hecho lo que puedo para contribuir a esta comunidad. Fundé Teen Talking Circles, una organización sin fines de lucro que tiene más de 30 años. Curiosamente, June Millington nos visitó aquí en Bainbridge a principios de los años noventa. Ella y su socia Anne Hackler cofundaron una organización sin fines de lucro llamada Institute of Musical Arts (IMA), que se ha convertido en un centro educativo, de interpretación y de grabación de renombre internacional que apoya a mujeres y niñas en la música y en negocios relacionados con la música. Querían saber más sobre cómo gestionamos nuestra organización sin fines de lucro para niñas. Verás, he estado interactuando con mis hermanas Fanny durante mucho tiempo y de muchas maneras diferentes. Obtenga más información sobre el trabajo de Linda Wolf en lindawolf.net y Beingahuman.substack.com.

Puede interesarte

Los conciertos son el nuevo destino de viaje y, a medida que aumenta la demanda, también aumentan los precios

este condición Reimpreso con autorización de Monedero nerd. Jim Wang consiguió entradas para el The …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *